Palacio de Belvedere, realeza y arte en un mismo complejo

Palacio de Belvedere. Recorrida por los museos del complejo palaciego de Belvedere.

Palacio de Belvedere

Viena tiene muchos palacios que puedes conocer en tu visita, todos ellos de gran belleza, pero existe uno que destaca por su construcción y por la historia que le rodea, es el Palacio de Belvedere, construido por Eugenio de Savoya, el gran general austríaco que fuera rechazado por Napoleón.

Este maravilloso complejo barroco consta de dos palacios, el Belvedere Superior o Alto y el Belvedere Inferior o Bajo, enfrentados y separados por bellísimos jardines escalonados con fuentes, estatuas y deliciosas plantas, en un diseño que combina lo mejor de la jardinería francesa e italiana.

El palacio fue construido entre 1714 y 1723, por Johan Lukas von Hildebrandt, responsable de otros notables palacios como el Schwarzenberg, Schlosshof o el Convento Göttweig. Belvedere fue pensado como residencia de verano para el príncipe Eugenio de Saboya y lugar para sus fiestas.

Entrada

El Bajo Belvedere estaba destinado a residencia de verano y fue el primero en construirse entre 1712 y 1716, con dependencias privadas ricamente decoradas. La habitación dorada desborda elegancia y lujo que seguramente te deslumbrará, al igual que el dormitorio del príncipe, la galería de mármol y la sala de grotescos. En la sala central puedes apreciar un fresco en perspectiva del artista bolognés Marcantonio Chiarini.

Alto Belvedere

El Alto Belvedere fue construido posteriormente, entre 1717 y 1723, como pabellón de fiestas del príncipe Eugenio, rodeado por hermosos jardines. El palacio cuenta con salas adornadas con estucos y frescos, como la Sala de Mármol, cuyo techo está adornado por un fresco de Carlo Carlone. También debes visitar la Sala Terrena con su elegante decoración y la Prunkstiege. Este palacio albergaba la imponente biblioteca de Eugenio de Saboya y sus colecciones de arte.

Jardines simétricos

El parque que une ambos palacios es uno de los más espectaculares jardines europeos del siglo XVIII, con su diseño simétrico ornamentado con esculturas, fuentes, un zoológico, invernaderos acristalados con plantas exóticas, una pajarera gigantesca y la Orangerie.

Fachada Alto Belvedere

El Alto Belvedere fue convertido en museo en 1776, pasando a albergar la Galería Imperial de Cuadros Reales del Stallburg, para hacer pública la colección imperial. Actualmente alberga una enorme colección de arte desde la Edad Media hasta la actualidad, entre la que destaca la colección de obras de Gustav Klimt, la mayor del mundo, pero también la de Kokoscha y la de Schiele, así como la de Monet y Renoir, y la colección de obras de arte Biedermeier vienés.

Rampa de entrada

La Sala de Mármol del Alto Belvedere sirvió como escenario para la firma del Tratado Internacional Austríaco que devolvió la independencia a Austria, el 15 de mayo de 1955.

Fuente del Bajo Belvedere

Los Prunkstall, antiguas caballerizas, albergan la Cámara del Tesoro Medieval, donde se exhibe todo el material del arte medieval que compone el acervo del palacio.

Muros perimetrales

El Bajo Belvedere está destinado a exposiciones temporales de arte austríaco. La dependencia destinada al Museo Gustinus Ambrosi ofrece un espacio a jóvenes artistas para exhibiciones temporales.